Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

Artículos y Noticias

Año Litúrgico: presencia de Cristo en el tiempo


Con el comienzo de este nuevo año litúrgico, vamos a conocer un poco acerca del calendario litúrgico, que es el ciclo de las celebraciones de la Iglesia, la cual dispone las fiestas, solemnidades, etc.

Tenemos 3 ciclos litúrgicos (A, B o C), los cuales suceden uno después del otro. Es decir, una vez que se termina uno, pasamos al que le sigue, así una y otra vez. Cada ciclo litúrgico tiene lecturas bíblicas propias, y es por eso que éstas pueden ser diferentes entre un año y otro aunque se trate de la misma celebración o tiempo litúrgico.

Dentro de cada ciclo tenemos los tiempos litúrgicos, los cuales están marcados por un color propio que expresa el motivo y el caracter de la celebración (morado, verde, rojo o blanco).
  • Tiempo de Navidad.- el Adviento nos prepara para conmemorar el misterio del nacimiento (NAVIDAD) y de la manifestación (Epifanía y Bautismo) del Señor Jesús, quien ha de volver al fin de los tiempos (PARUSÍA) para llevar a su plenitud la obra de la salvación.
  • Tiempo de Pascua.- comenzando con la Cuaresma, es el tiempo en el cual se hace presente el misterio de nuestra reconciliación en los aspectos importantes: Pasión, Muerte, Resurrección (el Triduo Pascual), Ascensción y la santificación del Espíritu Santo en Pentecostés.
  • Tiempo Ordinario.- es el tiempo comprendidos, por una parte, entre el Bautismo del Señor y el Miércoles de Ceniza; y, por otra parte, desde Pentecostés hasta el Adviento. Son 33 o 34 según el año.

    A través de las lecturas, a comprender mejor a Jesús y su mensaje de amor. Desde el tercer domingo durante el año se sigue el Evangelio según uno de los evangelistas: Mateo es el guía para el ciclo A; Marcos para el ciclo B; y Lucas para el ciclo C. San Juan es el evangelista para la parte capital o principal del año litúrgico, la Cuaresma y los domingos de Pascua.
De esta forma es como la Iglesia rememora y revive la acción redentora del plan de salvación de Dios. Es así como Jesucristo se hace presente en el tiempo y por eso como fieles estamos llamados a vivir y celebrar en comunidad para acompañar a nuestro Señor a lo largo del año.
PUBLICIDAD