Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

Artículos y Noticias

Doce días de oración a la Virgen de Guadalupe por la paz en México



MÉXICO D.F., 27 Nov. 14 / 10:06 am (ACI).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio a conocer un comunicado en el que exhorta a todos sus compatriotas a iniciar el día 30 de noviembre, Primer Domingo de Adviento, un “docenario” (doce días) de oración por la paz en el país, que concluirán el 12 de diciembre cuando se celebra la Fiesta de la Virgen de Guadalupe.

Los obispos exhortan a todos los mexicanos a que el día 12 de diciembre “unidos al Papa Francisco, pidamos la intercesión de la Madre de Dios por la conversión de todos los mexicanos, particularmente la de quienes provocan sufrimiento y muerte, y para que todos pongamos lo mejor de nosotros mismos para hacer posible la paz”.

Los prelados también proponen que “conscientes de que la Guadalupana camina con nosotros diciéndonos como a san Juan Diego: ‘no se turbe tu corazón… ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?’, nos consagremos a Ella, a nivel personal, familiar o comunitario, ofreciéndole orar a su Hijo Jesús por la paz de manera permanente”.

Asimismo animan a comprometerse a ser “constructores de paz. Esa paz que se funda en la verdad, la justicia, el amor y la libertad, como enseñaba San Juan XXIII. ¡Sumémonos a los esfuerzos para atender a las víctimas de la violencia!”

Para estos doce días de oración, los obispos de la CEM proponen la siguiente oración

Oración por la paz

Señor Jesús, tu  eres nuestra paz,
mira nuestra Patria dañada por la violencia
y dispersa por el miedo y la inseguridad.
Consuela el dolor de quienes sufren.
Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan.
Toca el corazón de quienes olvidan
que somos hermanos
y provocan sufrimiento y muerte.
Dales el don de la conversión.
Protege a las familias,
a nuestros niños, adolescentes y jóvenes,
a nuestros pueblos y comunidades.
Que como discípulos misioneros tuyos,
ciudadanos responsables,
sepamos ser promotores de justicia y de paz,
para que en ti, nuestro pueblo tenga vida digna.
Amén.
PUBLICIDAD