Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

Artículos y Noticias

¿Qué es la Guardia Suiza?



El Vaticano celebra el 22 de noviembre el centenario de la introducción del uniforme de gala de la Guardia Suiza Pontificia. E en esta dfecha pero del año de 1914, Benedicto XV (1914-1922) autorizó como uniforme de gala el pintoresco traje que visten los guardias papales con un collar blanco, guantes, boina y el distintivo color naranja y azul oscuro que llega hasta la punta de sus botas militares.

Historia del ejército más pequeño del mundo

A partir del siglo VI de nuestra era, los papas pasaron a ser los gobernantes de la ciudad de Roma y sus territorios circundantes y fue el emperador Justiniano I el primero en reconocer el derecho a los estados papales a poseer un ejército al mando del propio Papa.

El origen de la célebre Guardia Suiza se remonta al Papa Julio II, el que solicitó a los cantones suizos de Lucerna y Zurich, el envió de soldados helvéticos que por aquella época gozaban de la fama de valerosos y experimentados guerreros. Durante los días 24 y 25 de septiembre de 1505 los señores nobles pusieron a disposición de Julio II (1503-1523) y del Pontificado los soldados cristianos más destacados de sus ejércitos con el objeto de defender y proteger a los Vicarios de Cristo. El contingente llegó a Roma el día 21 de enero de 1506 y el día 22 se creaba el cuerpo de la Guardia Pontificia compuesto por ciento cincuenta valerosos suizos al mando del capitán Gaspar von Silenen.

Durante el conflicto político entre Carlos V de Alemania y Francisco I de Francia por quién el Papa Clemente VII (1523-1534) tenía preferencias, se produjo un gran enfrentamiento bélico que concluyó con el “Saqueo de Roma”. El día 6 de mayo de 1527, el ejército Imperial de Carlos V, del que formaban parte unos dieciocho mil lansquenetes, muchos de ellos luteranos, toman al asalto Roma y durante semanas sometieron a saqueo la Ciudad Eterna. El terrible episodio, que se inscribe en la segunda guerra entre el emperador Carlos V y el rey francés Francisco I, marcó el fin del papado renacentista en Italia. El Pontífice Clemente VII salvó su vida al refugiarse en el castillo Sant´Angelo, pero 147 de sus guardias suizos perecieron en su defensa, mostrando al mundo el valor y la fidelidad de los suizos para con el Papa.

Pablo III (1536-1549) volvió a formarla en 1548 con 225 hombres, uno de cuyos destacamentos fue enviado por San Pío V (1566-1572) a combatir contra los turcos en Lepanto, donde consiguieron arrebatar dos banderas enemigas. Disuelta por Pío VI (1775-1799) antes de partir al exilio en 1798 y forzado a ello por Napoleón Bonaparte, Pio VII volvió a formarla en 1801 pero con un total de sólo 64 soldados. León XII (1823-1829) lo aumentó a 200 en 1824 y siguió cumpliendo la misión originaria de la defensa del Papa.

A partir de 1870, gracias a la unificación de Italia, los Estados Pontificios dejan de existir, se pone así fin a un largo período de 1100 años en los que los Papas ejercieron el poder civil en el centro de Italia. A partir de ahora, la Guardia Suiza sólo tendrá la tarea de garantizar la seguridad de la persona física del Papa, la seguridad de los edificios en el Vaticano y la villa pontificia de Castel Gandolfo.


Además de la Guardia Suiza, el Vaticano contó con otros tres cuerpos militares:

1. La Guardia Palatina de Honor. Fue fundada en 1850 por el Papa Pío IX, y su misión era la vigilancia del Vaticano.

2. La Guardia Noble del Cuerpo de Su Santidad. Fue fundada por el Papa Pío VII en 1801, juntando la Guardia de Caballeros Ligeros y el Cuerpo delle Lanze Spezzate(“Cuerpo de la Lanza Rota”).

3. Gendarmería Pontificia, fundada también por Pío VII y que también era conocida como Carabinieri Pontifici,es decir, la policía del Estado del Vaticano.

Estos tres cuerpos fueron disueltos en el año 1970 por el papa Pablo VI, quien quiso que no hubiera ningún cuerpo militar en el Vaticano salvo la Guardia Suiza.


El uniforme de la Guardia Suiza

El actual uniforme ha sido diseñado en 1905, por el Comandante de la Guardia Jules Répond (1910-1921) a partir del modelo que se atribuye a Miguel Ángel, por lo que es considerada una de las vestimentas militares más antiguas del mundo, es mucho más vistoso, más alegre y más brillante que el del siglo XIX: el yelmo, ornado con una pluma roja; los guantes blancos y la coraza, que aún tiene una reminiscencia medieval.

Los guardas suizos no usan propiamente botas, aunque sí medias adherentes a las piernas, sujetas a la altura de la rodilla por una liga dorada.

Todo esto recuerda el esplendor de las antiguas cortes, la alegría de ser soldado, de combatir y de estar al servicio del Papa. Aunque también el color rojo simboliza la sangre derramada en defensa del Papado.


Bandera de la Guardia Suiza

La bandera que identifica a la Guardia Suiza consta de cuatro campos divididos por una cruz latina en color blanco en cuyo centro se estampa el escudo de armas del capitán de la Guardia. El cuadrante superior izquierdo cuyo fondo es rojo tiene las armas del Pontífice reinante, el cuadrado superior derecho consta de cinco bandas color roja, amarilla, azul, amarilla y roja, que se repiten en el cuadrante inferior izquierdo, y en el cuadrante inferior derecho, también sobre un fondo rojo las armas del Papa Julio II. La bandera tiene una dimensión de 2,2 x 2,2 metros

Organización de la Guardia Suiza

Está compuesta por ciento diez soldados: cuatro de ellos son oficiales, 23 mandos intermedios, 70 alabarderos, 2 tamborileros una banda de música y un capellán. Se les entrena en procedimientos y manejo de armas modernas (como el fusil suizo SIG 550), aunque también se enseña a manejar la espada y la alabarda.

Los reclutas deben ser varones suizos de entre 19 y 30 años de edad y de fe católica. Deben superar los 174 cms de estatura, ser solteros y haber cumplido una instrucción básica en el Ejército Suizo.

La Guardia Suiza tiene sus cuarteles frente al Palacio Apostólico Pontificio y todos han prestado el juramento de fidelidad al Pontífice un 6 de mayo, aniversario de la muerte de 147 guardias suizos durante el saqueo de Roma de 1527.

Ideales de la Guardia Suiza

Recientemente, el 6 de mayo de 2005, cuando el Papa Benedicto XVI tomó el juramento a los nuevos guardias, resaltó ante los reclutas los ideales que inspiran a ese cuerpo militar, que son, según dijo, solidez en la fe católica, un convencido y convincente estilo de vida cristiana, fidelidad inquebrantable y profundo amor por la Iglesia y por el Vicario de Cristo. También, Benedicto XVI añadió la perseverancia en las grandes y pequeñas cosas diarias, coraje, humildad, sentido del prójimo y humanidad


PUBLICIDAD