Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

Artículos y Noticias

GOBIERNO DE OBAMA ES "TERCAMENTE INTRANSIGENTE" CONTRA LIBERTAD RELIGIOSA
Cuestionan los Caballeros de Colón
ACI/EWTN Noticias, 5 de mayo de 2015.  En un reciente discurso en la Universidad de Notre Dame, Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, cuestionó las políticas del gobierno de Barack Obama seis años después de que el presidente prometiera protecciones a la libertad de conciencia y puntos en común con los católicos sobre temas como el aborto.

“Si hay en el núcleo del entendimiento estadounidense de libertad un principio que no puede ser negociado o dejado de lado, es este reconocimiento de quela libertad es un reflejo de la imagen divina en cada ser humano”, dijo Anderson.

El Centro para la Ética y Cultura de la Universidad de Notre Dame premió a los Caballeros de Colón el 26 de abril con el Evangelium Award, inspirado por la Encíclica “Evangelium Vitae” de 1995 de San Juan Pablo II, que reconoce a individuos y organizaciones que han defendido y servido la santidad de la vidahumana.

Anderson, como Caballero Supremo, recibió la medalla en representación de la organización fraternal, que ha liderado durante 14 años. En este tiempo, el grupo ha dado más de 664 millones de horas de servicio, junto con 1,4 mil millones de dólares para caridad.

En su discurso, Anderson subrayó los desafíos éticos y culturales que amenazan tanto la dignidad y la libertad de las personas. Comenzó con la promesa del presidente Barack Obama hecha en el campus de Notre Dame hace seis años, una promesa de puntos comunes.

En su discurso de graduación en la Universidad de Notre Dame en 2009, Obama aseguró que honraría la libertad de conciencia de quienes se oponen al aborto y la anticoncepción, a través de una razonable cláusula de conciencia.

“Seis años después, esta meta aún no se ha alcanzado”, dijo Anderson, señalando que el mandato abortista HHS (de Salud y Servicios Humanos) fue promulgado por Obama un año después, con poquísimas y muy estrechas exenciones para organizaciones religiosas.

El mandato, que ha enfrentado demandas de cientos de empresarios alrededor del país sobre motivos de consciencia, exige a los empleadores financiar y facilitar planes de seguros de salud que ofrecen anticoncepción, esterilización y algunos medicamentos que pueden causar abortos tempranos.

“La historia del mandato HHS muestra un gobierno retrocediendo en su propuesta a regañadientes solamente a pequeños pasos, y solo cuando últimamente es forzado a hacerlo por acción judicial. Y al final, sin retroceder en lo absoluto”, continuó Anderson, y llamó al gobierno de Obama “tercamente intransigente”.

La Ley de Cuidados de Salud y su acompañante, el mandato HHS, significan que las instituciones católicas solo pueden permanecer libres en la medida en la que se ajusten al gobierno, subrayó.

Anderson recordó una encuesta recientemente realizada por Columbus-Marist, que encontró que el 84 por ciento de estadounidenses están a favor de limitar el aborto a los primeros tres meses de embarazo, y creen que se debe promover leyes que protejan tanto la vida de la madre como de su hijo.

El sesenta por ciento, indicó, cree que el aborto es moralmente malo, “a pesar de la parcialidad de los medios de comunicación y la intransigencia judicial”.

El líder de los Caballeros de Colón advirtió además que la Ley de Cuidados de Salud se desvía más allá del programa de cuidado de la salud, y en su lugar se convierte en un sistema que controla alrededor de un sexto de la economía de Estados Unidos.

“El potencial de control de la economía estadounidense por parte del gobierno a través de regulaciones al estilo del mandato HHS va más allá de lo que podríamos haber imaginado apenas algunos años atrás”, dijo, y señaló a Europa como ejemplo.

Anderson indicó que alrededor de 90 leyes alrededor del mundo han sido promulgadas o propuestas para restringir la libertad de asociación y asamblea desde 2012. El espacio para la sociedad civil se está encogiendo, advirtió, y el problema no es solamente político sino ideológico.

“Las personas de fe enfrentan a una ideología basada en un falso concepto de ser personas”, señaló.

“Esta ideología no entiende a la persona humana, no entiende ni al hombre ni a la mujer. Hace de todos ellos –todos nosotros– seres aislados, desconectados, viviendo para nosotros mismos”, una actitud que representa una “forma perversa de libertad personal”.

Esta libertad distorsionada, dijo Anderson, se infiltra dentro de formas perversas de liberación. Como ejemplo, indicó a la anticoncepción: la falsa idea de que la mujer es “libre” del embarazo y que el hombre es “liberado” de las responsabilidades de la paternidad.

En el caso del mandato HHS, explicó, hay un subyacente “mito de que la igualdad social y económica de la mujer depende de la disponibilidad universal de la anticoncepción, esterilización y aborto, impuesta, si es necesario, por el gobierno”.

Sin embargo, Anderson destacó que hay razones para tener esperanza en Estados Unidos, y aseguró que la marea de los tiempos está convocando un espíritu misionero entre los católicos.

Muchas instituciones católicas fundacionales en Estados Unidos fueron construidas por hombres y mujeres llenos de espíritus misioneros, embelesados por la búsqueda de libertad religiosa, recordó a la audiencia.

“Estas instituciones abrieron una ventana sobre la trascendente dignidad de cada ser humano, estas instituciones ofrecieron algo que el gobierno no puede ofrecer, la promesa del Evangelio de la Vida, de la Evangelium Vitae”, señaló.

Anderson indicó que “ustedes y yo estamos llamados no solo a sostener estas instituciones; estamos llamados a sostener esta promesa. Debemos preservar el libre ejercicio de la religión, que nos permite no solo hacer esta promesa, sino mantenerla”.

PUBLICIDAD